Principal    

Artículos

Musicoterapia

Pedagogía musical

Didáctica

Informática Musical

Informática educativa

Géneros y estilos

Tango

Folklore

Música infantil

Marchas patrias

Clasica

Blues

Jazz

Rock

Cancionero

Partituras

Midis y Karaokes

Tablaturas

Software

Biografías

Fotografías

Área Interactiva

Links

Libro de visitas

foro

E-Group

Chat

 

Contador De Visitas
 

Informática Musical

Guía básica sobre que es y como aplicarla

 
El uso de las tecnologías en el mundo de la música es hoy en día un hecho ineludible. Cualquier composición musical que escuchemos pasa en algún momento de su transmisión por un proceso tecnológico. Este puede producirse en el momento de la creación, de la interpretación o de la reproducción de la obra musical. Gracias al uso de estas tecnologías, la información y la comunicación musical se han visto ampliadas de forma extraordinaria en las últimas décadas.
En la docencia musical el uso de estos nuevos recursos suponen que la enseñanza no se desliga de las nuevas formas de hacer y escuchar música de nuestra sociedad sino todo lo contrario. Su introducción ayuda a los estudiantes a entender como se escucha, como se ha hecho y se crea la música y por tanto potencia actitudes más conscientes y críticas hacia el hecho musical.

De esta manera el uso de recursos tecnológicos en el aprendizaje musical no sólo despierta el interés por aprender en el alumnado, también lo prepara para incorporarse en la sociedad en que vive, cada día más tecnificada.

La educación musical en la enseñanza primaria y secundaria ha de formar el futuro público musical y crear la afición y el gusto por la música. A lo largo de las diferentes etapas educativas los estudiantes han de aprender a escuchar (percepción del hecho musical, mediante la audición y el análisis musical) y hacer música (expresión, mediante la interpretación y la composición).

 Las tecnologías son unas herramientas que favorecen estos procedimientos y mejoran su desarrollo ya que proporcionan nuevos instrumentos y técnicas de trabajo inherentes al propio uso del ordenador.

 El uso de estos medios supone cambios en el proceso de aprendizaje y potencia una enseñanza más activa y ágil. El alumnado aprende de una manera informal y lúdica a medida que va descubriendo y asimilando los conocimientos musicales, ejercitando el pensamiento crítico y estético.  

Sugerencias

 Para convertirse en usuario de las tecnologías es importante perder el miedo al ordenador y tener una actitud positiva ante el cambio y las innovaciones. El ordenador es un herramienta tecnológica que mejora y facilita la comunicación y el acceso a la información. Para ser usuario no es necesario ser informático o programador pero es importante tener una idea sobre las características de las maquinas y periféricos (hardware) así como del lenguaje y aplicaciones (software) que utilizan y las posibilidades pedagógicas que ofrecen.

 En caso de no estar familiarizado con el ordenador conviene hacer un curso de introducción general al mundo de las tecnologías para aprender las órdenes básicas que permiten convertirse en usuario (diversas instituciones educativas organizan éste tipo de cursos).  

En el campo de la música es necesario también habituarse a los periféricos y aparatos que nos ayudarán a producir, reproducir y crear música. También es conveniente tener acceso a documentación, personas o instituciones que puedan asesorar, dar soporte y ayudar a resolver las dudas.

 El mundo de las tecnologías vive en un proceso de desarrollo continuo y creciente que comporta cambios y mejoras constantes. Lo que hoy es impensable, mañana puede ser una realidad. Es necesario tener paciencia para aprender cada dia una cosa nueva y sentir curiosidad para descubrir y conocer las nuevas aportaciones de estos recursos a la educación musical.

 

 

 

 

 

El MIDI

 

El acrónimo MIDI corresponde a Musical Instruments Digital Interface (Interface Digital para Instrumentos Musicales). Describe una norma de comunicación física entre sistemas (conectores, cables, protocolos de comunicación) y las características del lenguaje que hacen posible el intercambio de información entre los sistemas. Es importante tener presente que MIDI no transmite sonidos, sino información sobre como se ha de reproducir una determinada pieza musical. Sería el equivalente informático a la partitura.

El sistema MIDI básico es aquell que nos permite grabar secuencias y reproducirlas en los sintetizadores. Para ello necesitamos un ordenador con programas que actuen como secuenciador, donde podemos grabar secuencias (Datos MIDI) que se envían al sintetizador (generador de sonidos) conectado a un sistema de amplificación de sonido.

Los componentes básicos de un sistema MIDI son:

  • Interface MIDI
    Es el dispositivo que sirve para enviar y recibir datos MIDI desde el ordenador. Muchas tarjetas de sonido permiten utilizar unos conectores especiales para el puerto del joystick, que permiten comunicar el ordenador con los instrumentos musicales electrónicos. Los aparatos musicales más modernos permiten también la conexión mediante el puerto serie RS-232 que llevan consigo de fábrica todos los ordenadores, ahorrando así la necesidad de un adaptador MIDI específico.
  • Cables y conectores
    Los conectores por donde circula la información MIDI
    Interface MIDItienen todos el mismo aspecto: son del tipo DIN con 5 pins. Los cables MIDI tienen un conector macho a cada extremo. Los conectores MIDI pueden tener tres tipos de funciones:
    • El conector MIDI IN es la puerta por donde llegan datos procedentes de otro aparato. Los datos que llegan por un conector IN a un sintetizador son transformadas en música.
    • Por el MIDI OUT salen los datos que se han generado en el propio aparato. Cuando se toca en un teclado MIDI se está enviando información que sale por el puerto OUT.

Por el conector MIDI THRU también salen datos pero, a diferencia del OUT, no son producidas en el mismo aparato, sino que son sólo una copia de aquello que llega por el MIDI IN. Se utiliza para encadenar tres o más dispositivos MIDI en un mismo sistema.

Connectors MIDI

 

 

 

 

    •  
  • Aparatos MIDI
    Hay tres tipos de aparatos MIDI:
    • Los generadores de sonido reciben información por el canal MIDI IN y la transforman en sonido. Los aparatos MIDI pueden realizar esta función de tres maneras diferentes:

 

      • Los robots mecánicos actúan directamente sobre un instrumento tradicional (como lo haría una pianola). En éste tipo de aparatos el MIDI controla un robot que imita las acciones de un intérprete humano.
      • Los sintetizadores generan el sonido de una manera totalmente artificial, basándose en combinaciones de funciones matemáticas para obtener los diferentes timbres.
      • Los muestreadores (llamados también samplers) reproducen muestras registradas de un instrumento tradicional. Las muestras de sonido se toman en un estudio y se guardan digitalmente en la memoria del aparato MIDI. Posteriormente, son manipuladas para adaptarlas a diferentes niveles de intensidad y frecuencia. El sonido obtenido por éste método puede tener una calidad similar a la de una grabación en disco compacto realizado con el instrumento de donde provienen las muestras.

Algunos aparatos, como los de la familia SoundCanvas de Roland, combinan las técnicas de síntesis y muestreo para mejorar la calidad de los timbres que generan.

 

 

    • Los controladores son aparatos mecánicos que imitan la forma de los instrumentos de música tradicionales: teclados, guitarras, baterias... Su función es convertir en información MIDI la interpretación musical que realizamos sobre ellos. Para escuchar esta interpretación es necesario que los controladores estén conectados a un generador de sonido.
    • Los secuenciadores son dispositivos informáticos capaces de procesar la información MIDI: cambiar tempos y timbres, sumar voces, imprimir partituras... normalmente son programas que corren en un ordenador.

Existen muchos aparatos en el mercado que realizan varias de estas funciones al mismo tiempo: por ejemplo, los teclados (controladores) acostumbran a incorporar un sintetizador (generador de sonido),e incluso una unidad de disco para a registrar piezas musicales (secuenciador).

Encontraréis más información sobre estos aparatos en la página dedicada a los periféricos.

Codificación de la música mediante el sistema MIDI

El MIDI se basa en un sistema de mensajes para codificar la información musical, que pueden ser de dos tipos: mensajes de canal y mensajes de sistema. El usuario no es necesario que conozca a fondo el significado de todos los mensajes, ya que los aparatos y los programas los generan y los interpretan automáticamente.

Los sintetizadores multitímbricos MIDI acostumbran a tener 16 módulos (llamados "partes"), cada uno de los cuales se comporta como si fuera un músico de una orquesta, interpretando con un determinado instrumento las instrucciones que se le envían, como si leyerá una partitura. Los mensajes pueden enviarse a toda la orquesta al mismo tiempo (por ejemplo, cambiar la afinación o el tiempo), o sólo a uno de los "músicos" del sintetizador (tocar una determinada nota, tomar un instrumento diferente, tocar con más intensidad...). La parte número 10 acostumbra a comportarse de una manera diferente: es el "percusionista", y interpreta algunas órdenes de una forma diferente a como lo hacen los otros "músicos".

  • Los mensajes de canal hacen referencia a una acción musical en un determinado instrumento. Hay 16 canales posibles, esto significa que un sintetizador puede actuar como una "orquesta" de 16 músicos, cada uno de los cuales recibe una información individualizada de aquello que ha de interpretar. Los más usuales son:
    • Note ON
      Empieza a tocar una nota con una intensidad determinada. Éste mensaje no explica cual es la duración de la nota, sino que se supone que hay que mantenerla hasta que no llegue un mensaje Note OFF. En el caso de la parte 10 (percusión) éste mensaje sirve para producir un golpe en un determinado instrumento de la bateria.
    • Note OFF
      Éste mensaje indica que hay que dejar de tocar una nota previamente activada con un Note ON.
    • Program Change
      Logos GS/GMEs un mensaje que se envía normalmente antes de empezar la interpretación. Indica cual es el timbre o instrumento que hay que utilizar en aquel canal (piano, flauta, violín...). Cada timbre tiene un número asociado, en una lista de 128 opciones posibles. Los sintetizadores que llevan el anagrama GM o GS hacen servir una lista unificada de timbres, llamada General MIDI.

En el caso de la parte 10 (percusión), este mensaje sirve para seleccionar una "batería" diferente (existe la batería estandard, la electrónica, la de jazz, la percusión de orquesta...)

    • Control Change
      Sirve para modificar otras características del instrumento asignado a cada canal: volumen, posición panorámica, vibrato, afinación, pedal...
  • Los mensajes de sistema afectan al comportamiento general de todo el dispositivo y no solamente a los de un canal específico. Los más utilizados acostumbran a ser:
    • Los mensajes comunes sirven para fijar parámetros como la afinación general, el tempo, la reverberación...

Los mensajes de sistema exclusivo son especiales para cada marca y modelo de sintetizador, y sirven para acceder a funciones muy especiales específicas de cada sintetizador: mostrar un mensaje al display del teclado, activar un efecto especial, reiniciar el aparato...

 

 

Periféricos

 


Unidades de CD-ROM
(Compact Disc Read Only Memory)

Los CD-ROM utilizan un suporte idéntico al de los discos compactos de música, con la diferencia de que mientras estos contienen sólo música, un CD-ROM puede incluir, además, textos, gráficos, música codificada, animaciones y vídeo digital.
La unidad lectora permite leer los datos guardados en los CD-ROM y también reproducir la música de los discos compactos.


Tarjetas de sonido

Es un dispositivo interno que incorpora dos funciones: Un sintetizador musical, que puede reproducir música codificada por el sistema MIDI, y la posibilidad de registrar y reproducir sonidos reales, convirtiendo la señal proveniente de un micrófono en información digital (ceros y unos) para que el ordenador pueda guardarla. La tarjeta de sonido presenta entradas y salidas. Las más usuales son: salida de auriculares o altavoces, entrada de micro, entrada y salida de línea y un conector para joystick que también puede servir como interface MIDI.


Controladores MIDI

Tal como habéis visto en el apartado sobre el MIDI, los controladores son aparatos mecánicos que imitan las formas de los instrumentos tradicionales, y sirven para convertir la interpretación musical en información MIDI.

Teclado MIDIControlador MIDI de viento

Los controladores pueden adoptar diferentes formas: teclados, flautas, guitarras, arpas... Incluso hay controladores MIDI que no se corresponden con ningún instrumento conocido: cañones de luz, sensores de movimiento...


Generadores de sonido

Tal como hemos visto en el apartado dedicado al MIDI, hay diferentes tipos de generadores de sonido:

Módulo MIDILos módulos de sonido

Los módulos de sonido o racks son sintetizadores o muestreadores que convierten en sonido los mensajes que llegan por el puerto MIDI IN. Es necesario que estén conectados a otro aparato que les envíe información MIDI (ordenadores, secuenciadores o controladores) y a un dispositivo de amplificación de sonido.
 

Los sintetizadores con teclado

Sintetizador con teclado MIDIEstos instrumentos incorporan un controlador MIDI (el teclado) y un sintetizador interno. La mayoría de funciones de selección y edición de timbres son accesibles desde diversos botones de órdenes, y acostumbran a llevar también una pantalla de cristal líquido donde se muestran las diferentes opciones seleccionadas. También es posible enlazarlos con otros aparatos MIDI, mediante los puertos IN, OUT y THRU que se encuentran en la parte posterior del aparato. Algunos modelos tienen también una unidad de discos flexibles, que les permiten operar como secuenciadores: estos modelos, que integran los tres tipos de aparatos MIDI (controladores, generadores de sonidos y secuenciador) se llaman workstations.

Otros aparatos MIDI

Además de estos periféricos básicos, un sistema MIDI puede completarse con otros aparatos que realizan funciones muy diversas:

  • Secuenciadores externos, que son pequeños ordenadores adaptados especialmente para procesar datos MIDI.
  • Arregladores automáticos, capaces de procesar datos MIDI en tiempo real y generar orquestaciones y arreglos.
  • Generadores de efectos diversos (reverberaciones, retardos, filtros...)
  • Convertidores de voz a MIDI, que permiten controlar un aparato MIDI cantando en un micrófono.
  • Cajas de ritmos, aparatos especializados en sonidos de percusión con patrones rítmicos prefabricados.
  • Módulos de control de iluminación de escenarios a partir de información MIDI.

Sensores de movimiento, que actúen como controladores MIDI y permitan interpretar música a través de la danza...

 

Programas

Además de los programas específicos de música, también puede ser útil la utilización de aplicaciones genéricas (bases de datos, programas de autor...) que contemplen el uso de recursos sonoros. Podríamos clasificar los programas educativos en dos grandes familias:

  1. Programas abiertos

Son aquellas aplicaciones en las que el usuario (profesorado o alumnado) puede intervenir y acceder a la información, manipularla y personalizarla. Dentro de este grupo de programas se pueden incluir la mayoría de editores, secuenciadores y editores de timbres, así como algunas aplicaciones multimedia. La mayoría de estos programas no tienen una relación directa con la adquisición o práctica de contenidos curriculares pero permiten generar actividades en las que el ordenador es empleado con intencionalidad educativa:

    • Editores musicales
      Son programas que sirven para elaborar, editar y imprimir partituras. Funcionan de manera similar a un procesador de textos. Si el ordenador tiene periféricos sonoros, los ficheros editados se pueden hacer sonar. La mayoría de los editores permite además manipular la audición y todos los parámetros de los sonidos editados.
    • Secuenciadores
      Estos programas sirven para registrar, modificar y reproducir secuencias de eventos musicales. Funcionan con un magnetófono multipista que graba mensajes MIDI con la ventaja que la información, al ser de tipo digital se puede copiar y manipular sin daños y empleando poca cantidad de memoria.
    • Editores de sonidos
      Son los programas que permiten crear y modificar los parámetros que intervienen en la síntesis de sonidos (envolventes, forma de onda, panorámica, balance...). La mayoría de sintetizadors permiten manipular y crear nuevos sonidos a partir de los que incorporan de serie.
    • Plataformas multimedia
      Son programas que presentan una estructura vacía que permite al usuario (profesorado o alumnado) generar nuevas actividades y crear baterías de ejercicios. No son programas específicos de música pero pueden incluir recursos sonoros que permitan preparar y personalizar actividades musicales adaptadas al ritmo de aprendizaje y al nivel de conocimientos de los usuarios.
  1. Programas cerrados

Son aquellos programas en que el usuario no puede alterar la información o intervenir en la generación de actividades (modificar, añadir, borrar datos):

    • Tutoriales
      En este grupo podemos incluir programas de teoría musical que adoptan una línea de aprendizaje conductista donde todo está programado previamente, sin posibilidad de control por parte del alumnado. La presentación de la información es muy similar a la de un libro de texto. De hecho, la diferencia de estos programas respecto a los libros es el tipo de soporte empleado y la posibilidad de escuchar sonidos (no siempre incluida).

Programas de entrenamiento

 

    • Dentro de la misma línea conductista podemos incluir los programas pensados para ejercitar el oído o el ritmo musical. El usuario realiza un determinado ejercicio, y cuando lo acaba el programa le propone otro en función de la calificación obtenida y del tiempo invertido en resolverlo.

Aplicaciones multimedia
La mayoría de aplicaciones multimedia cerradas se presentan en formato CD-ROM. El usuario puede acceder a una gran cantidad de información (textual, gráfica y sonora). El acceso a la información se hace mediante la exploración libre por las pantallas. El tipo de aplicaciones existente es bastante variado: pueden ser compilaciones de ficheros MIDI que se pueden seleccionar según diferentes criterios (autor, dificultad, periodo...), audiciones interactivas de una obra musical, recorridos por la historia de la música, conocimiento de los instrumentos... Muchas de estas aplicaciones incorporan actividades de juego (del tipo "trivial") relacionadas con los contenidos de la aplicación, y vocabulario de términos musicales.

 

Posibilidades educativas

De la misma manera que se edita un texto con un procesador de textos el profesorado puede elaborar materiales para el aula en soporte papel que incluyen la edición de grafías musicales, musicogramas, partituras..... Además, puede preparar ficheros musicales (en formato MIDI, WAVE,....) que pueden ser la ilustración sonora de las explicaciones de clase. La elaboración de ficheros puede hacerse a través de la edición o de la secuenciación a tiempo real. Los ficheros podrán ser empleados en diferentes situaciones educativas para completar y mejorar el análisis, la audición, la interpretación,... ya que se puede visionar y seguir la partitura o el musicograma en la pantalla de un monitor al mismo tiempo que se esta escuchando.

Otras posibilidades que ofrecen al profesorado el uso de las tecnologías son el control de la audición de un CD con un ordenador dotado de periféricos multimedia (placa de sonido y lector de CD-ROM), o la interpretación con un controlador MIDI (teclado u otros). Esto quiere decir que un buen equipo musical-informático puede sustituir y ampliar las posibilidades de una cadena musical o de un simple teclado. Con las aplicaciones musicales en CD-ROM la biblioteca musical se convierte en sonora además de ofrecer una nueva forma de acceder a la información a través de la exploración, el descubrimiento y el juego.

 

Metodología y aprendizaje

 

El uso de la tecnología crea en el profesorado necesidades de formación y autoformación constantes convirtiéndose en un reto y motivación profesional. Además cuando el docente introduce las tecnologías en el aula se producen cambios importantes en la manera de enseñar y trabajar.

Una primera apreciación es que el docente pierde protagonismo como única fuente de saber y pasa a tener un papel de colaboración y ayuda en el descubrimiento y el aprendizaje de los conocimientos que llevan a término los alumnos. Esto supone que las relaciones entre el profesorado y el alumnado y el propio alumnado también cambian. La pérdida de protagonismo del docente se refleja en una mayor atención a la diversidad y en una mayor colaboración y compañerismo entre el alumnado. Utilizando estas herramientas todos tenemos cosas que enseñar y aprender.

Otro aspecto remarcable es que el uso de los recursos tecnológicos en el aula estimulan el autoaprendizaje de manera informal y divertida. El alumnado se cuestiona más lo que hace en clase y el porque de las respuestas que tienen una aplicación y repercusión inmediata. Además la inmediatez de respuesta de las herramientas potencia la autocorrección de aquello que se está haciendo favoreciendo la experimentación y el descubrimiento del conocimiento. Los resultados finales del aprendizaje musical son más satisfactorios y no se olvidan como cuando utilizamos otros recursos más tradicionales en parte porque el aprendizaje es más personalizado y autónomo y posibilita que los estudiantes practiquen y avancen según su ritmo de trabajo.

La propia estructura de funcionamiento del ordenador provoca que en el método de trabajo del alumnado se produzcan mejoras derivadas de los hábitos de trabajo inherentes a su uso. Necesariamente los estudiantes han de planificar las tareas y escoger de forma ordenada las rutinas que llevarán a término, en consecuencia sus actitudes de trabajo ganan en organización, autonomía e independencia.

Cuando se utiliza el ordenador en la clase de música además de aprender música, también reciben cultura tecnológica que puede ser extrapolable a otras áreas del currículum. En relación a otros recursos musicales, la ventaja principal es que con el ordenador todo suena. Bien o mal todo suena y , por tanto los errores se pueden detectar y modificar más rápido y se generan actitudes más críticas en relación a los propios trabajos musicales.

 

Diseño de actividades

  Cuando el profesorado se plantea diseñar actividades de aprendizaje musical conviene que tenga en cuenta lo siguiente:

  1. Es necesario incluir actividades iniciales encaminadas a conseguir una alfabetización tecnológica de los medios a utilizar.
  2. El ordenador es una herramienta de trabajo que ayudará a conseguir los objetivos de la educación musical, pero su uso no se ha de contemplar como un fín.
  3. Organizar el espacio y el tiempo

Organización del espacio

El espacio ideal sería el aula de música con ordenadores y periféricos suficientes para trabajar todo un grupo clase. Como que esto es un espacio ideal seguramente habrá que buscar soluciones alternativas. Las actividades musicales que implican el uso de ordenadores de todo un grupo de alumnos se pueden llevar a término en el aula de informática y si esto no es posible, en el aula de música mínimamente dotada con uno o dos ordenadores y periféricos. En este último caso se puede crear el rincón del ordenador en la clase de música. En cualquiera de los casos es recomendable que el alumnado trabaje por parejas o en grupos de trabajo que no excedan los 3 o 4 alumnos. Si las máquinas no son suficientes conviene organizar turnos rotatorios de trabajo para que todos los alumnos puedan realizar todas las actividades.

Con uno o pocos ordenadores el tipo de actividades simultáneas tendrán que ser más variadas : así mientras un grupo trabaja en tareas de edición de partituras, otro puede experimentar y hacer pruebas de interpretación con un controlador MIDI con los auriculares conectados, otro puede estar interpretando con instrumentos tradicionales (flautas, instrumentos de placas, teclados,...) y otro puede estar escuchando una audición en CD también con auriculares.

Organización temporal de las actividades

Las actividades que comportan el uso de las tecnologías pueden incorporarse al aula en situaciones muy variadas del aprendizaje musical. Antes es necesario evaluar que procesos rutinarios se simplifican y que habilidades musicales se potencian en cada una de ellas para decidir cual es el momento más adecuado para introducirlas. Esto quiere decir que el profesorado ha de tomar decisiones sobre si el uso del ordenador se hace de forma continuada o esporádica, si se hace antes o después de una clase tradicional o bien si será un recurso más a emplear de forma sistemática en la clase de música.

Ejemplos de introducción de las herramientas

  1. Después de una clase tradicional se puede trabajar con el ordenador para atender la diversidad del alumnado diseñando actividades con tres tipos de complejidad.

 

a. Completar y reafirmar los conocimientos musicales adquiridos previamente en el aula, para el alumnado estándar.

b. En el caso de alumnado con necesidades de refuerzo diseñar actividades encaminadas a adquirir y afianzar los conocimientos musicales que no se han podido adquirir en clase.

c. En el caso contrario, de alumnado con conocimientos avanzados diseñar actividades para ampliar y adquirir conocimientos no tratados en clase.

Ejemplo:
El alumnado ha interpretado una canción en clase con un instrumento.

a. El alumnado estándar que la interpreta correctamente puede a partir de la melodía ya editada hacer el análisis y elaborar un acompañamiento simple que mejore la interpretación.

b. El alumnado con problemas de interpretación puede editar la partitura al tiempo que escucha y analiza.

c. El alumnado que se encuentra en un nivel más avanzado puede hacer un trabajo de creación de una pieza nueva que presente características similares a las de la pieza dada, a nivel estructural y de elementos formales.

  1. Antes de una clase de música tradicional diseñar actividades de carácter experimental que lleven al alumnado a un proceso de análisis y deducción que le llevarán a plantearse dudas y cuestiones creándole nuevas necesidades y expectativas de aprendizaje. Estas actividades previas a la contextualización también permitirán tratar la diversidad.

Ejemplo:
Antes de introducir la explicación conceptual del tresillo, hacer escuchar ficheros MIDI en que aparezcan estas agrupaciones.

a. Preparar ficheros musicales de piezas que tendrían que incluir tresillos pero no están presentes en que el alumnado tendrá que deducir donde van estos tresillos.

b. Editar frases musicales que incluyan un determinado número de tresillos.

Después de estas actividades se puede pasar a la conceptualización y práctica del tresillo con otras herramientas diferentes al ordenador

 

Habilidades potenciadas

Cuando se aprende música el vehículo de formación más importante es el de las habilidades, por encima de los conceptos construidos por medio de la palabra. El soporte que proporcionan las tecnologías ofrecen diversidad de procedimientos y habilidades didácticas que ayudan a alcanzar los objetivos de la educación musical (Escuchar, analizar, interpretar, improvisar, componer,...).Es necesario remarcar que la introducción de las tecnologías en el aula de música no ha de sustituir a otros recursos más tradicionales que permiten alcanzar los objetivos sino, en todo caso complementarlos y mejorarlos. A continuación mencionaremos como las tecnologías pueden ayudar a alcanzar estos objetivos a través de los procedimientos del aprendizaje y comentaremos el tipo de actividades que se pueden llevar a término.

Los objetivos generales del área de educación musical pueden agruparse en cuatro categorías:

  1. Percepción
  2. Expresión

  1. Percepción

Entendemos por percepción aquellos procedimientos que comportan una mejor comprensión del proceso comunicativo presente en cualquier manifestación musical.

A través del análisis se puede llegar a la comprensión conceptual del conocimiento musical. Con un editor o secuenciador se puede aislar, manipular y destacar cualquier parámetro de un sonido o los elementos de la estructura interna de una secuencia musical transformándolos según las necesidades de manera instantánea. Este grado de fragmentación de los elementos que permiten las tecnologías no la encontramos en otras herramientas educativas (pizarra, libro de texto, instrumento, CD,...). y presentan la ventaja de que por muy desmenuzado y aislado que este el elemento o fragmento musical a analizar, con estas herramientas siempre lo podremos identificar y escuchar. Esto quiere decir que el oído musical se está educando constantemente y con los procesos más variados.

Actividades de análisis:

      • Manipular secuencias musicales (el profesorado o el propio alumnado) introduciendo cambios y errores que hay que descubrir y corregir: Dislocar el orden de las frases musicales, esconder el ritmo, esconder la melodía, introducir errores rítmicos o melódicos, esconder el compás, dejar fragmentos vacíos, dar fragmentos que hay que completar,....
      • Analizar secuencias, canciones, que se pueden escuchar o interpretar con otros medios o a la inversa, y después analizarlas utilizando las tecnologías: Aislar y analizar elementos del ritmo, la melodía, la forma, la textura, la armonía, la tonalidad, la tímbrica.....
    • 1.2. Audición

Conseguir entender y disfrutar con la audición comporta una serie de procedimientos que se pueden llevar a término antes o después del propio hecho de escuchar. El análisis comentado en el apartado anterior es uno de estos procedimientos. Además, el uso de las tecnologías en la audición comporta una nueva manera de escuchar ya que hay implícito un proceso interactivo en que el alumnado participa a través del descubrimiento informal y del componente lúdico. Al tiempo que se escucha, se puede visualizar y seguir una partitura editada con el secuenciador, o un musicograma.

Actividades de audición:

      • Escuchar una audición preparada con antelación por el profesorado en un editor o plataforma multimedia, para trabajar el análisis formal, estilístico... de una obra o fragmento, mejorando la comprensión conceptual.
      • Escuchar una audición guiada mediante la lectura de la partitura o la búsqueda de información textual relacionada con la obra al tiempo que se escucha. Muchas aplicaciones cerradas incluyen una sección lúdica que ayuda y refuerza la comprensión de la audición, además de hacer posible el análisis.

  1. Expresión

Entendemos por expresión aquellos procedimientos que comportan una producción de hechos musicales. Estos procedimientos pueden incluir la interpretación de piezas de autor o la creación de secuencias o piezas musicales que pueden ser interpretadas por el ordenador o por instrumentos o bien combinando los dos.

En el aspecto interpretativo el ordenador no puede sustituir la expresividad y el sentimiento humano de una interpretación en vivo, pero presenta aportaciones a la práctica musical que mejoran el control de la pulsación y el tempo individual y colectivo ya que, además de que nunca se equivoca, puede hacer el papel de director (marcando el tempo), o bien simulando los instrumentos de una orquesta.

Actividades de interpretación:

      • Utilizar el teclado del ordenador o de un controlador MIDI (teclado, saxo,...) para interpretar partituras (grabación a tiempo real) visualizando y escuchando a posteriori la interpretación y analizando los errores producidos. Además puede ser una manera de editar partituras de composiciones que los alumnos pueden saber tocar de oído pero no escribir.
      • Utilizar el ordenador para acompañar las interpretaciones que hacen los alumnos con instrumentos tradicionales. En éste caso el ordenador puede actuar como si de un instrumento más se tratará, o bien como un conductor del grupo ya que muchos editores permiten incorporar un metrónomo de fondo.
      • Preparar las diferentes voces de una partitura para hacer que los ordenadores actúen como si se tratará de instrumentos musicales. Siguiendo las órdenes del profesorado o de un alumno se puede simular la interpretación de una obra orquestal en la que los ordenadores (instrumentos) sonaran según las indicaciones que dará el director para las entradas, compases de espera y finales (Profesor o alumno): Todos al mismo tiempo, uno detrás de otro, haciendo callar algunos...
    • 2.2. Composición

La creatividad musical es uno de los procedimientos que, todo y estar incluido en el currículum musical, generalmente se trabaja menos que los anteriores. Utilizando las tecnologías inventar música resulta más fácil. La creación musical supone que a partir de los conocimientos musicales y tecnológicos ya asimilados, el alumnado llega a producir un nuevo resultado, en forma de comunicación original en el que aplica los conocimientos, los mejora y además expresa creativamente sentimientos.

En cualquier creación hay implícito todo un proceso de producción que supone planificación, manipulación, combinación y ordenación de los elementos que intervienen. Con el uso de las tecnologías el estudiante inventa música al tiempo que la descubre. El hecho de que el ordenador no presente problemas interpretativos posibilita que las creaciones tengan un nivel técnico más elevado que el que tendrían sin su uso. Utilizando recursos tecnológicos se pueden llegar a crear piezas para todo tipo de agrupaciones instrumentales sin estudios de composición. Además la gama de timbres que incorpora la tecnología MIDI enriquece notablemente el espectro de sonidos y recursos sonoros que se pueden utilizar en el aula.

Actividades de composición:

      • A partir de una pieza dada que puede ser el tema de una obra de autor, una canción popular o una melodía elaborada por otro estudiante: Elaborar un acompañamiento que puede ser melódico, rítmico (obstinato, polirítmico), armónico,.... Elaborar variaciones rítmicas, melódicas...Modificar aspectos de la estructura, de la melodía, del ritmo....hasta conseguir una pieza nueva.
      • A partir de un diseño o patrón dado crear una pieza nueva que sea original e inédita: Crear una línea melódica para una secuencia rítmica dada. Inventar el ritmo de una línea melódica arrítmica. Crear la melodía para un acompañamiento dado. Crear patrones rítmicos que incluyan percusión...
      • A partir de un elemento extramusical crear una pieza que puede tener o no una pauta de trabajo. Crear música para una imágen estática. Crear música para imágenes en movimiento. Crear música para un texto literario o poético. Crear música para una obra teatral. Crear música con una intención descriptiva o funcionalidad concreta (ambiental, de fondo, de miedo, de fiesta...)

La creación libre sin ningún tipo de pauta de traba

 

Evaluación

 En el aprendizaje musical, los contenidos conceptuales (teóricos, de nomenclatura, vocabulario...) a nivel de percepción y recepción pueden ser evaluados por la vía de las pruebas convencionales (orales y escritas) y pruebas objetivas (de recuerdo, reconocimiento y razonamiento).

Es necesario tener presente, que gran parte del aprendizaje musical solamente puede evaluarse desde la expresión. Esto quiere decir evaluar la ejecución, la interpretación y la creación como procedimientos y maneras de hacer. Todo y que son difíciles de cuantificar y es muy fácil caer en apreciaciones subjetivas.

En la actividad creativa se tendría que evaluar la propia creación como una destreza y habilidad pero también el porque de esta. Por tanto habrá que tener presente todo un conjunto de habilidades que incluyen:

  • La invención o descubrimiento derivada de procedimientos analógicos.
  • La iluminación personal fruto de la reflexión.
  • El proceso de producción consecuencia del trabajo de manipulación, ordenación, combinación y planificación de todos los elementos.

De alguna manera el alumnado tendría que saber explicar las acciones y la secuenciación de estas, así como el tipo de interrelaciones que existen entre las acciones y la secuencia que la han llevado a un determinado resultado. El papel del profesorado es muy importante en el sentido que previamente habrá fijado las relaciones comprensivas existentes entre las acciones que ha de llevar a término el alumnado.

Para conocer todos estos aspectos formativos proponemos las técnicas de observación como herramienta básica para evaluar el comportamiento, la conducta, las destrezas y las habilidades. Nos podremos servir de los cuestionarios sobre hábitos y conductas, entrevistas e informes personales.

Para empezar, proponemos la utilización de dos tipos de herramientas: los informes personales para averiguar lo que los alumnos saben (formulario KPSI de conceptos y/o procedimientos) y las pruebas objetivas para conocer cual es el grado de conocimientos musicales e informáticos que tienen los alumnos. Tampoco descartemos la interpretación en vivo con la voz o un instrumento musical.

Además de las pruebas objetivas, podremos servirnos de los cuestionarios de observación sobre los hábitos de trabajo, actitudes, intereses y disposiciones en relación a las manifestaciones musicales y el uso del ordenador. Evidentemente, también se hará una valoración individual y colectiva de las propias producciones y elaboraciones musicales, tanto en soporte papel pautado como en los archivos que los alumnos Irán dejando en los

disquets. Los resultados de las pruebas y valoraciones nos permitirán controlar y regular la marcha del proceso de aprendizaje.

Para acabar, proponemos la propia autovaloración de las producciones musicales del alumnado, tanto las de carácter pautado como libre. Esta valoración se hará a través de la audición y análisis por parte del propio alumnado, ayudado si es necesario por el profesorado, de las actividades llevadas a término. De esta manera el alumnado y el profesorado podrán conocer y valorar su propia evolución en el proceso de aprendizaje.

Asimismo, el alumnado participante puede hacer una evaluación de las actividades de enseñanza-aprendizaje llevadas a término, incidiendo no solamente en los contenidos conceptuales sino evaluando y valorando también los procedimientos empleados y las actitudes y conductas generadas.

 

Criterios de selección

 En el momento de escoger aplicaciones y programas un aspecto prioritario es la facilidad de uso, y es aconsejable que presenten una intencionalidad educativa. Lo mismo hay que decir de los periféricos: no porque sea más completo y complicado un módulo de sonido nos ofrecerá las mejores prestaciones educativas. Antes de decidir las herramientas hay que hacer un estudio para conocer sus prestaciones y contemplar los aspectos siguientes:

  • La interface de comunicación ha de ser sencilla y amigable para poder controlar las órdenes del programa sin problemas y prestar más atención a los aspectos musicales que a los operativos.
  • Habría que evaluar las prestaciones musicales a nivel de edición, secuenciación, impresión, compatibilidad... así como si los contenidos y actividades que permiten generar se adaptan al currículum.
  • Los programas empleados y el uso que se hace de ellos han de presentar ventajas en relación a otros recursos educativos y se procurará que el idioma de los programas y las aplicaciones no representen una dificultad a añadir.

El coste económico de los productos se habría de valorar pero con una visión de futuro que permita trabajar durante un largo periodo de tiempo.

 

Bibliografía

 Hemos agrupado las referencias bibliográficas en tres grandes bloques:

Pedagogía

Informática

  • A.A.V.V. (1995) : Hoy ya es mañana. Tecnologías y Educación : un diálogo necesario. Sevilla .Ed. M.C.E.P
  • A.A.V.V. (1996) : Didáctica y nuevas tecnologías en educación. Madrid Ed. Escuela Española
  • A.A.V.V. (1996) : Perspectivas de las nuevas tecnologías en la educación. Madrid Ed. Narcea
  • BARTOLOMÉ, A. y otros. (1989): Nuevas tecnologías y enseñanza. Ed. Graó -ICE Universidad de Barcelona.
  • GROS, B. (1987): Aprender mediante el ordenador. Posibilidades pedagógicas de la informática en la escuela. Barcelona. Promociones y Publicaciones Universitarias.
  • LABORDA, J. (1986): Los programas y su metodología. En J. Laborda. (ED.), Informática y educación: Técnicas fundamentales. Barcelona. Ed. Laia.
  • MARTÍ, E. (1993): Aprender con ordenadores en la escuela, (Cuadernos de educación).ICE Universidad de Barcelona. Ed. Horsori.
  • P.I.E. 5 anys. (1991): Publicació del Programa d'Informàtica Educativa. Departament d'Ensenyament, Generalitat de Catalunya. Barcelona.
  • SARRAMONA, J. i d'altres.(1990): Educació i noves tecnologies. Barcelona. Ed. Cruïlla.
  • SIMON, J. (1993): Informàtica a l'escola. Barcelona. Ed. Raima
  • SOLOMON, C. (1987): Entornos de aprendizaje con ordenadores. Barcelona. Ed. Paidós/M.E.C.
  • TIDOC-PROJECTE (1990) : Escola i noves tecnologies. Barcelona. Escola Catalana. Ed. CEAC
  • ZARAGOZA-CASSADÓ.(1991): Enseñanza asistida por ordenador. Madrid. Ed. Bruño.
  • ZARAGOZA-CASSADÓ.(1993): Aspectos técnicos y pedagógicos del ordenador en la escuela. Madrid. Ed. Bruño.

Informática y Música

  • EICHE, JON F. (1990): ¿Qué es MIDI?.Barcelona Ed. Music Distribution.
  • EICHE, JON F. (1987): ¿Qué es un sintetizador?.Barcelona Ed. Music Distribution.
  • HECQUET, A. (1990): Entorno MIDI y sus aplicaciones. Madrid. Ed. RA-MA.
  • ORDINAS, J. (1988): Música eléctrica. Madrid. Ed. Montena Aula.
  • NUÑEZ, A. (1992): Informátcia y electrónica musical. Madrid. Ed. Paraninfo.
  • ROLAND. (1987): Guía MIDI. Roland Corporation.
  • BUSQUETS, F.-ORDINAS, J. (1992): Curs d'Informàtica i Educació Musical. Barcelona. Generalitat de Catalunya. Departament d'Ensenyament. PIE.
  • PENFOLD, R.A.(1992): MIDI Avanzado. Madrid. De. RA-MA
  • DE BUSTOS MARTIN, I. (1994): Multimedia. Madrid. De. Anaya Multimedia.

Música

  • AGUIRRE- DE MENA.(1992): Educación musical. Manual para el profesorado. Granada. Ed. Aljibe.
  • ARNAUS, MªA.- CRIVILLÉ, J. (1974): Apuntes para la iniciación musical. Barcelona.
  • CHAVEZ, C. (1964): El pensamiento musical. México. Ed. F.C.E.
  • CURRICULUM. EDUCACIÓ SECUNDÀRIA OBLIGATÒRIA. ÀREA DE MÚSICA (1993): Generalitat de Catalunya. Departament d'Ensenyament. Barcelona.
  • DE PEDRO, D. (1993): Manual de Formas Musicales. Madrid. Ed. Real Musical.
  • ERICKSON, R.(1959): La estructura de la música. Barcelona. Ed. Vergara.
  • ESCUDERO, P. (1984): Metodología musical. 2 vol. Madrid. Ed Anaya.
  • FREGA, A.L. (1975): Audioperceptiva. Buenos Aires. Ed. Ricordi.

FUENTES-CERVERA. (1989): Pedagogía y Didáctica para músicos. Valencia. Ed.

  • Piles.
  • GAGNAR, M. (1973): Iniciación musical en la enseñanza primaria y secundaria. Buenos Aires. Ed. Paidos.
  • GARCIA-ACEVEDO. (1964): Didáctica Musical. Buenos Aires. Ed. Ricordi
  • GARDNER, H. (1994) : Educación artística y desarrollo humano. Barcelona. Ed. Paidós Educador.
  • GONZÁLEZ, M.E. (1963): Didáctica de la música. Buenos Aires. Ed. Kapelusz.
  • HINDEMITH, P. (1949): Adiestramiento elemental para músicos. Buenos Aires. Ed. Ricordi.
  • HOLST, I. (1989): ABC de la Música. Madrid. Ed. Taurus.
  • KÜHN, C. (1994): Tratado de la Forma Musical. Barcelona. Ed. Labor.
  • LARUE, J. (1989): Análisis del estilo musical. Barcelona. Ed. Labor.
  • MANEVEU, G. (1993): Música y Educación. Madrid Ed. Rialp.
  • MARTORELL, O.(1973) : Cànons d’ahir i d’avui. v.1 i 2. Barcelona. Ed, mf.
  • MESTRES QUADRENY-ARAMON. (1983): Vocabulari català de la música. Barcelona. Ed. Millà.
  • MICHELS, U. (1985, 1992): Atlas de Música 1 y 2 . Madrid. Ed. Alianza.
  • MURRAY SCHAFER, R. (1965): El compositor en el aula. Buenos Aires. Ed. Ricordi.
  • MURRAY SCHAFER, R. (1967): Limpieza de oídos. Buenos Aires. Ed. Ricordi.
  • MURRAY SCHAFER, R. (1969): El nuevo paisaje sonoro. Buenos Aires. Ed. Ricordi.
  • MURRAY SCHAFER, R. (1970): Cuando las palabras cantan. Buenos Aires. Ed. Ricordi.
  • MURRAY SCHAFER, R. (1975): El rinoceronte en el aula. Buenos Aires. Ed. Ricordi
  • PALMER, K. (1987): Aprende tú solo Música. Madrid. Ed. Pirámide.
  • PLA, LL. (1985): Guía analítica de formas musicales. Madrid. Real Musical.
  • POUSSEUR, H. (1984): Música, semántica, sociedad. Madrid. Alianza música
  • READ,H. (1985) : Educación por el arte. Barcelona. Ed Paidós.
  • RIMSKY-KORSAKOV, N. (1978): Tratado práctico de armonia. Buenos Aires. Ed. Ricordi.
  • SOLER, J. (1985): Diccionario de Música. Barcelona Ed. Grijalbo.
  • SWANWICK, K (1991) : Música, pensamiento y educación. Madrid. Ediciones. Morata.
  • TOCH, E. (1985): La melodía. Barcelona. Ed. Labor.
  • WADE, G. (1982): La Música y sus formas. Madrid. Ed. Altalena.
  • WILLEMS, E. (1979): El ritmo musical. Buenos Aires. Ed. Eudeba.
  • WILLEMS, E. (1979): Las bases psicológicas de la educación musical. Buenos Aires. Ed. Eudeba.
  • ZAMACOIS, J. (1982): Curso de Formas Musicales. Barcelona. Ed. Labor.

Pedagogía

  • CURTIS, G. y otros. (1976): Implicaciones educativas de la creatividad. Madrid. Ed. Anaya.
  • DISSENY CURRICULAR. ENSENYAMENT SECUNDARI. (1989): Barcelona. Generalitat de Catalunya, Departament d'Ensenyament.
  • ESCAÑO, J.- GIL DE LA SERNA, M.(1992) : Cómo se aprende y coómo se enseña. Barcelona ed. Ice-Horsori.
  • GUILFORD, J.P. (1976): Creatividad y Educación. Buenos Aires. Ed. Paidos.
  • HERNÁNDEZ,F. SANCHO, J.(1989) : Para enseñar no basta con saber la asignatura. Barcelona. Ed. Laia.
  • LOGAN, L. Y LOGAN, V. (1980): Estrategias para una enseñanza creativa. Barcelona. Ed. Oikos-Tau.
  • MENCHEN BELLON, F. y otros. (1984): La creatividad en la educación. Madrid. Ed Escuela Española.
  • NISBET, J.- SHUCKSITH (1987) : Estrategias de aprendizaje. Madrid Ed. Santillana
  • VALLS, E. (1993) : Los procedimientos. : aprendizaje, enseñanza y evaluación.Barcelona. Ed. Ice-Horsori

 

Informática Musical

Guía básica sobre que es y como aplicarla

 

 

 
 

 

Principal Libro de visitas - foro - E-Group - Chat

 Maestro de música como tu Home Page

 

 Maestro de musica en tus favoritos

Envíe un mensaje a info@maestrodemusica.com.ar con preguntas o comentarios sobre este sitio Web.
Copyright © 2005 La web de la educacion musical
Última modificación: 03 de junio de 2009